OBESIDAD: EPIDEMIA DEL SIGLO 21

OBESIDAD: EPIDEMIA DEL SIGLO 21

03 marzo, 2020 |

Entrevista a la Dra. Tanya Paiva Rocholl, especialista en Endocrinología y Metabolismo.

 La obesidad es una enfermedad crónica que se considera una epidemia del siglo XXI y la urgencia por combatirla es de vital importancia en la salud pública ya que se asocia a múltiples complicaciones de salud.

¿Qué es la Obesidad?

El sobrepeso y la obesidad se definen como la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. En los niños se define por su peso con respecto a su estatura y su edad.

Hablamos de la Obesidad como una Epidemia del Siglo XXI,  podría explicarnos, ¿a qué se debe esto y qué problemas acarrea la obesidad en las personas?

La obesidad se asocia a varias enfermedades no transmisibles, como diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer, y es una de las principales causas de muerte prematura. Según la OMS, están relacionados con el sobrepeso o la obesidad entre 8% al 10% de las muertes prematuras en el mundo. Además, la obesidad es una causa importante de osteoartritis y de otras discapacidades crónicas. Debido al aumento de la obesidad y al envejecimiento de la población, especialmente en los países de ingresos bajos y medios, se prevé que la carga de la enfermedad relacionada con la obesidad aumentará

Las personas que desarrollan enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad vivirán enfermas en promedio 14.5 años y verán reducida su esperanza de vida en 7 años lo cual nos obliga  a implementar estrategias más efectivas para tratar este problema.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la obesidad?

Debemos tener en cuenta que la obesidad no es un problema de los obesos, sino del conjunto de la sociedad. Esto implica que debemos abordar varios aspectos tanto en el área preventiva como en su tratamiento, ya que es especialmente en el ambiente doméstico donde se desarrolla la promoción de los buenos hábitos de salud

También las escuelas desempeñan un papel esencial en la promoción de buenos hábitos de salud, pero el ambiente doméstico es todavía más decisivo que las escuelas.

Se ha demostrado que alargar la lactancia materna más allá de los seis meses tiene un efecto favorable en la prevención de obesidad, y hay que insistir en la estimulación de la lactancia materna tras el parto.

Otros factores de riesgo incluyen:

  1. El aumento de la disponibilidad a bajo costo de alimentos procesados (con alto contenido de grasas, azúcar y sal).
  2. El aumento en el consumo de comida rápida (hamburguesas, sopas instantáneas, bebidas, quesadillas, tamales, entre otros).
  3. La disminución del tiempo disponible para la preparación y consumo  de alimentos.
  4. Aumenta la exposición a publicidad y oferta de alimentos industrializados (galletas, frituras, panecillos, golosinas, refrescos y otras bebidas azucaradas).
  5. Disminuye de forma importante la actividad física de la población

¿Qué tratamientos requiere?

Principalmente hay que concienciar a la población de que la obesidad es una enfermedad. Cuando alguien tiene una enfermedad va al médico, se pone en manos de personal sanitario y sigue unas pautas y unos tratamientos. Ésa debe ser la premisa: es una enfermedad y como tal hay que tratarla. Pasa por hacer un cambio en el estilo de vida. Es decir, hacer más ejercicio y reducir la ingesta calórica.

También existen medidas farmacológicas que pueden ayudar a disminuir el apetito. Otro tratamiento muy exitoso es el quirúrgico que se denomina Cirugía bariátrica o metabólica que logra un muy buen resultado cuando está acompañada de las medidas de cambio de estilo de vida. Curar la obesidad mórbida es posible y necesaria, pero es más importante intervenir en la pre obesidad, evitar que las personas suban de peso.

¿Existe algún programa nacional que promuevan desde el Ministerio de Salud para concienciar al respecto? ¿qué medidas se deberían tomar para prevenirla a nivel nacional?

El Ministerio de Salud cuenta con una Unidad de Prevención y Control de la Obesidad que lidera las estrategias a nivel nacional. En tal sentido, se cuenta con una  Política Nacional de Prevención y Control de Obesidad.

Los Hospitales Regionales y Distritales disponen de equipos de médicos, nutricionistas y psicólogos dedicados a la atención de personas con obesidad y sobrepeso. Así mismo, se cuenta con el apoyo de los médicos de atención primaria distribuidos en las Unidades de Salud de la Familia de manera a acompañar el tratamiento. También se tiene la posibilidad de acceder  a la cirugía bariátrica en el sistema público.

¿Cómo afecta la obesidad en el embarazo?

La obesidad durante el embarazo aumenta el riesgo de distintas complicaciones del embarazo, entre las cuales se incluyen las siguientes:

  • El riesgo de abortos espontáneos, nacimiento de fetos muertos y abortos espontáneos recurrentes.
  • Diabetes gestacional.
  • Una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta y signos de daños en otro sistema de órganos, a menudo los riñones (preeclampsia).
  • Disfunción cardíaca.
  • Apnea del sueño.
  • Dificultad en el parto vaginal.
  • La necesidad de una cesárea y el riesgo de las complicaciones que esta conlleva, como infecciones en la herida.

La obesidad durante el embarazo puede producir varios problemas de salud para el bebé, entre ellos:

  • Ser considerablemente más grande que el promedio (macrosomía fetal) y con más grasa corporal que la normal, lo que aumenta el riesgo de síndrome metabólico y obesidad infantil.
  • Predispone al niño para la aparición de obesidad, enfermedad cardio vascular y otras enfermedades crónicas en la etapa adulta.

Datos estadísticos actuales:

En  nuestro país la obesidad y el sobrepeso son muy prevalentes. Afecta a 2 de cada 3 adultos. Si consideramos solo la obesidad (IMC mayor o igual a 30) afecta a 1 de cada 4 adultos. Por otro lado, en la población infantil también es muy prevalente ya que la obesidad  y el sobrepeso afecta a 1 de cada 3 niños.

EN PARAGUAY, EL 58% DE LOS ADULTOS TIENE EXCESO DE PESO.

  

 

Comentarios: