NOVIEMBRE AZUL.

NOVIEMBRE AZUL.

24 noviembre, 2020 |

Quebrar esta relación es la que tiene como propósito la Campaña de Concientización, en la detección precoz del Cáncer de Próstata, de tal manera a disminuir la mortalidad  del mismo.

El cáncer de Próstata está muy ligado a las causas genéticas y hormonales; genéticas en el sentido de que si hay antecedentes de cáncer en la familia; papá, mamá, tíos, abuelos, hermanos mayores, entre otros, las probabilidades de contraerlo son mayores que la población de hombres sin antecedentes genéticos.

 Las causas o deficiencias hormonales comienzan alrededor de los 50 años, por eso es recomendable comenzar los controles a partir de esa edad, los riesgos de contraer el cáncer de próstata aumenta a medida que aumenta las décadas de la vida. Siendo más frecuente entre los 60 y 75 años.

La próstata es una glándula que se encuentra por debajo de la vejiga y contribuye  junto a la vesícula seminal a formar el eyaculado. Por el medio de la próstata pasa el conducto urinario, la uretra. Debido a su agrandamiento que puede ser benigno o maligno, comprime esta estructura y causa síntomas urinarios como ser: esfuerzo  miccional, disminución del calibre del chorro miccional, sensación de vaciado incompleto, frecuencia al orinar tanto diurna como nocturna. Hay que recordar que estos síntomas son comunes, tanto el agrandamiento benigno como maligno

Los controles necesarios que debemos recomendar son; el análisis de sangre del ANTÍGENO PROSTÁTICO ESPECÍFICO o PSA o PAS.  Este análisis es órgano específico, es decir, que se  produce solo en la próstata. Pero no es diagnóstico específico de cáncer.

Posteriormente se complementan con otros estudios como la ecografía, resonancia magnética nuclear y el examen físico (la palpación de la próstata) de acuerdo al criterio de cada especialista.

En estadios tempranos, el cáncer de próstata es curable ya sea por cirugía, radioterapia o braquiterapia, o tratamiento localizado, esto debería ser una discusión entre el médico y paciente,  para  decir cuál es el mejor tratamiento para cada enfermo dependiendo de la edad, comorbilidades, entre otros.

Finalmente, el mensaje que quisiéramos transmitir es que todo hombre con antecedente familiar de cáncer debería comenzar sus estudios a partir de los 45 años y aquellos que no tengan esta carga genética desde los 50 años,  deben comenzar siempre por el análisis de sangre (PAS o PSA).

Dr. César Dario Cabañas Pratt

Médico Cirujano – Universidad Nacional de Asunción
Especialista en Urología – Universidad de Natal, Durban, Sudáfrica.

Presidente de la Sociedad Paraguaya de Urología.

Etiquetas

Comentarios: